Método BRAVO

Llevas toda la vida hablando en público y aún hoy no sabes hacerlo adecuadamente. Te trabas, te pones nervioso, los sudores fríos recorren tu cuerpo… y siempre sientes que no das la talla. Ya no sabes qué hacer para que tu próxima intervención no sea un completo infierno. La solución es más sencilla de lo que crees; de hecho, la tienes en tus manos.

Te dediques a lo que te dediques, seas cómo seas, vas a necesitar expresarte oralmente en numerosas ocasiones a lo largo de tu vida: en una reunión de vecinos, en el claustro escolar o en el consejo de dirección de tu compañía. Tal vez te gustaría proponer un brindis en la boda de tu mejor amigo, quejarte con aplomo en una reunión o ganarte al auditorio en un evento.

A través de cinco sencillos pasos (bienvenida, reconocimiento, autoridad, valor y ovación), conseguirás que tu oratoria dé el salto cualitativo definitivo y con ello tus posibilidades, tu carrera y tu futuro.

El Método BRAVO te revelará los secretos mejor guardados por conferenciantes y expertos de primer nivel para que proyectes profesionalidad, serenidad y pasión en tus intervenciones. Un sistema repleto de claves que te harán merecedor de la extraordinaria ovación ¡BRAVO! El momento es ahora, el lugar es aquí, y estos son sus cinco poderosos pasos:

B

Bienvenida

R

Reconocimiento

A

Autoridad

V

Valor

O

Ovación

Más allá de recordar que cada una de las letras de la palabra BRAVO representa uno de los cinco pilares con los que desarrollar tu oratoria, imaginatelo como un diamante. Es exactamente en lo que se transformará tu intervención.

Un discurso brillante de un valor incalculable en el que la posición de las letras indica, de forma orientativa, la extensión en tu discurso en cada una de las partes.De esta forma,sin entrar a profundizar en el método, resulta fácil observar a simple vista que el tiempo dedicado a aportar Valor, será mayor que el invertido a ganarse el Reconocimiento.

Por si esto no fuera suficiente, el método BRAVO se comporta como el mejor GPS que podiamos tener, ya que además de señalarnos el camino, nos indica cómo optimizar nuestro potencial a fondo:

¿Que pasa si te digo que este (como todos los demás diamantes) esconde un segundo mensaje? Imagina que pudieses voltear ese diamante y observarlo en tres dimensiones. En ese instante podrías descubrir los tres éxitos que vas a conseguir con este método.

El diamante es tu discurso.

LA BASE

La base del diamante es la temática de la materia, tratandola como un profesional, mostrando conocimiento y una opinión legítima.

LAS CARAS

Cada una de las caras conllevará un acercamiento a ti mismo, donde te desarrollarás, te conocerás y alcanzarás tu mejor versión.

CÚSPIDE

Por último, la cúspide será el culmen, donde se concentrará el máximo valor y el sentido de todo discurso; el acercamiento a la audiencia.

Temática, Ponente, Audiencia.

Tres aspectos que gracias al Método BRAVO aumentarán de valor de manera brillante.

La bella figura simbólica del diamante que proporciona el método perfecto para pulir al máximo tus habilidades y representa el camino a seguir basandose en treas aspectos fundamentales:

-Que seas capaz de disfrutar hablando en público.

-Que alcances una mejor versión de ti mismo.

-Que puedas construir tu propio discurso.

Tres dimensiones que una vez perfeccionadas, sin duda provocarán al concluir tus intervenciones en público una tormenta de ovaciones y aplausos. Y recuerda, también aquello que marca la diferencia, un rotundo y certero ¡BRAVO!

< Técnicas de alto impacto MÓNICA GALÁN >